En el marco del Día Mundial de los Refugiados que se conmemora cada 20 de junio, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas Para Los Refugiados (ACNUR), reveló que el número de personas desplazadas durante el 2016 alcanzó un nuevo récord.

De acuerdo con el informe anual de tendencias globales de la ACNUR, un total de 65,6 millones de personas estaban desplazadas, 300 mil más que en 2015. Esa cifra incluye a las personas refugiadas, internamente desplazadas y solicitantes de asilo.

Filippo Grandi, Alto Comisionado para los Refugiados señaló que “una de cada 113 personas en el mundo es un refugiado o un desplazado”. El reporte revela que el 84 por ciento de los refugiados se encuentran en países en desarrollo y el 50 por ciento son niños.

“Desafortunadamente, la estabilidad o los pequeños aumentos en las cifras sobre este tema tan delicado, no son una buena señal. Necesitamos solucionar los conflictos, abordar las causas del desplazamiento, necesitamos preservar los sistemas de reasentamiento para proveer seguridad y bienestar a quienes lo necesitan”, señaló Grandi.

La cifra total de desplazados incluye a 40.3 millones personas desarraigadas dentro de las fronteras de sus propios países, unos 500 mil menos que en 2015, mientras que el número a nivel mundial de quienes buscan asilo fue 2.8 millones, unos 400 mil menos que en el año anterior.

Sin embargo, el total de personas que buscan seguridad a través de las fronteras internacionales como refugiados, ha alcanzado los 22.5 millones, el número más alto desde que el ACNUR fue fundado en 1950, tras la Segunda Guerra Mundial.

La ‘política’ del límite”

Esta instalación se ha construido a partir del dibujo de la frontera entre México y los Estados Unidos representada sobre el piso del Atrio de San Francisco. En él, se han anclado más de mil tubos de pvc de 3 metros de altura entre las baldosas, transformando el trazo de un límite territorial, en un espacio interactivo y de libre tránsito

Mediante su disposición busca transformar un muro en un espacio habitable colmado de elementos que conducen al diálogo. De esta manera la política y la poética del espacio, convierten una barrera en un lugar de conexión, intercambio, encuentro e integración, donde la diferencia se conjuga como diversidad.

¡Compártenos!