La celebración del Día Mundial de la Justicia Social busca apoyar la labor de la comunidad internacional encaminada a erradicar la pobreza y promover el empleo pleno y el trabajo decente, la igualdad entre los sexos y el acceso al bienestar social y la justicia social para todos. La justicia social es un principio para la convivencia pacífica y próspera, dentro los países y entre ellos. Para las Naciones Unidas, la búsqueda de la justicia social universal representa el núcleo de su misión en la promoción del desarrollo y la dignidad humana.

Como sociedad, promovemos la justicia social cuando eliminamos las barreras que enfrentan las personas por motivos de género, edad, raza, etnia, religión, cultura o discapacidad.

La adopción de la Declaración de la Organización Internacional del Trabajo sobre la justicia social para una globalización equitativa es sólo un ejemplo reciente de este compromiso. La declaración está centrada  en garantizar resultados equitativos para todos a través del empleo, la protección social, el diálogo social, y los principios y derechos fundamentales en el trabajo.

Una economía que respete los límites del planeta, que reanude la dependencia del bienestar humano con las relaciones sociales y la justicia, y que reconozca que el objetivo final es el bienestar humano real y sostenible, no sólo el crecimiento del consumo material.

La Asamblea General proclamó el 20 de febrero Día Mundial de la Justicia Social en 2007, al invitar a los Estados Miembros a dedicar este día especial a promover, a nivel nacional, actividades concretas que se ajusten a los objetivos y las metas de la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Social y el vigésimo cuarto período extraordinario de sesiones de la Asamblea General.

La Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México considera que el bienestar social, material y económico está directamente relacionado con el contexto humano en el que se manifiesta. Para alcanzar este bienestar, tiene como ejes de acción el desarrollo Cultural, Social, Económico y Comunitario.

A través de nuestros programas, enfatizamos la importancia de la Salud, Educación y Cultura, con diversas variantes sociales.

Nuestras acciones están dirigidas en atender temas como integración familiar y de grupo, bienestar físico, orientación psicológica, detección de factores de riesgo y conflicto. Asimismo en ofrecer herramientas en capacitación, formación creativa, eventos artísticos y apoyo a la preservación de tradiciones y difusión cultural, como elementos fundamentales en nuestra labor.

Los contenidos específicos de los programas de la Fundación varían dependiendo de las necesidades y demandas de los pobladores. Sin embargo, siempre siguen un proceso participativo que involucra y vincula a las personas beneficiadas.

¡Compártenos!