Historia

¡Compártenos!

El corazón de la Ciudad de México, en donde se localiza el conjunto monumental más importante y extenso de América Latina, fue declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1987. A partir del 14 de agosto de 2001 este espacio cobró nueva vida. En esa fecha, gracias a la propuesta y participación decidida de la sociedad civil, con el apoyo del gobierno federal y del gobierno local, se instaló el Consejo Consultivo para el Rescate del Centro Histórico de la Ciudad de México. El ingeniero Carlos Slim Helú fue designado presidente del Consejo y el maestro José E. Iturriaga (†) presidente honorario vitalicio.

Por primera vez, un proyecto de trabajo contempló no sólo la recuperación de edificios y espacios urbanos para contrarrestar el efecto de las décadas de abandono y degradación, sino también lo más importante: el factor humano. Las necesidades, deseos y el mejoramiento de las condiciones de sus habitantes, usuarios y visitantes, dieron un sentido más amplio al concepto de revitalización.

Se pusieron en marcha programas de restauración de inmuebles, renovación y dotación de servicios públicos. Asimismo, se modernizó la infraestructura de suministro de energía eléctrica y telefonía, se rehabilitaron vialidades y el sistema de alumbrado público. En materia visual se depuraron anuncios y marquesinas.

La seguridad y la vigilancia también tuvieron un lugar central, creándose programas específicos sobre el tema. Se trabajó además en reconversión y diversificación de uso inmobiliario, estímulo al repoblamiento y ocupación habitacional.

La iniciativa privada invirtió una cantidad significativa de recursos para sentar las bases de la recuperación económica de la zona, que se manifestó en la generación de varios miles de nuevos empleos, condición indispensable para un nuevo desarrollo social y comunitario.

Varias fueron las acciones e instrumentos diseñados para estimular el proceso de revitalización, como paquetes de incentivos fiscales, una sociedad inmobiliaria, y publicaciones para dar a conocer la riqueza cultural y divulgar los avances.

La Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México A. C. (FCHCDM), surge como complemento indispensable para respaldar el renacimiento económico y social. Su labor ha alcanzado logros significativos gracias al trabajo constante con la comunidad y a la vinculación interinstitucional. El establecimiento de alianzas estratégicas y de programas de colaboración con instituciones públicas y privadas como la Fundación Carlos Slim, la Fundación Telmex, la UNAM y la Universidad del Claustro de Sor Juana, entre otras, ha sido fundamental.

Hoy en día, la Fundación del Centro Histórico sigue contribuyendo a la resolución de problemáticas específicas del medio social en el que realiza sus labores. Esto es posible al identificar acciones que permiten mantener el proceso de cambio y crecimiento que inició con el actual milenio.