Antes de la conquista de la Nueva España, el terreno donde se encuentra actualmente el Atrio de San Francisco estaba ocupado por el zoológico del emperador Moctezuma, ahí vivían una número considerable de aves, peces y todo tipo de fieras que los mexicas acopaban para sacrificios o como materia prima. Algunos de esos animales fueron representados en el mural Antireceta para un atrio, obra visual de los artistas urbanos Sanez y Cawamo, Carlos Villanueva artista e historiador y Lorenzo Álvarez arquitecto; todo lo anterior con el fin de mostrar la evolución histórica del lugar.

arteurbano

Eugenia Coppel / Milenio

¡Compártenos!