Desde 1950, la tasa de alfabetización de adultos en el mundo ha aumentado 5 por ciento durante todas las décadas desde 1950 hasta 2015, pasando del 55.8 por ciento al 86.2.

Sin embargo, el crecimiento de la población fue tan rápido que en el plazo de cuatro décadas el número de adultos analfabetas no dejó de aumentar, incrementándose de 700 millones en 1950 a 878 millones en 1990.

A partir de esa fecha, se ha tenido un descenso considerable en la cifra, disminuyendo hasta los 745 millones en 2015. No obstante, es más elevada que en 1950, a pesar de las décadas de políticas en materia de educación universal, las intervenciones de alfabetización, la difusión de material impreso y la expansión de la tecnología de la información y las comunicaciones.

En 2016, tras la publicación de “Leyendo el pasado, escribiendo el futuro: la promoción de la alfabetización en los últimos 50 años”, la Organización de la Naciones Unidas para la Educación y la Cultura (UNESCO), hacía un balance de los avances realizados en materia de alfabetización durante las últimas cinco décadas y revisaba cómo había cambiado la naturaleza de este desafío.

A un año de su difusión, la organización celebra que la publicación muestre un análisis sobre las tendencias  y las repercusiones de los programas de alfabetización en 50 países de todo el mundo.

La publicación implica tanto los avances como los desafíos, al formular los cambios en el concepto de alfabetización y decidir en qué medida las políticas y los programas han reflejado esta evolución.

Asimismo, dio inició la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible en búsqueda de soluciones, con miras a poner fin a las diferencias en la alfabetización para millones de personas en todo el mundo.

Desde que se celebró el primer Día Internacional de la Alfabetización en 1966, ha habido un despliegue sin precedentes de la alfabetización, pero millones de personas carecen aún de acceso a sus beneficios.

La UNESCO ha encabezado los esfuerzos mundiales a favor de la alfabetización desde su creación, en 1946

Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México

Buscando fortalecer el sentido de pertenencia a la comunidad escolar y promover los vínculos de todos sus miembros, el Programa de Desarrollo Comunitario lleva a cabo talleres en instituciones educativas, desarrollando acciones en conjunto con estudiantes, familiares y docentes.

Agrupadas en el proyecto “Del aula a la cancha”, las actividades utilizan el juego y el deporte en procesos que promueven la adquisición de habilidades sociales.

A la vez, se organizan grupos en donde los jóvenes se escuchan y reflexionan sobre las situaciones que enfrentan en su vida cotidiana y algunos elementos que les permiten fortalecer sus proyectos de vida.

¡Compártenos!