Uno de los puntos obligados para todos los turistas del Centro Histórico de la Ciudad de México es el Templo Mayor. Estos vestigios nos conectan con nuestra cultura, y son un símbolo de la grandeza que habita en el corazón de los mexicanos.

Con el objetivo de recuperar  los espacios públicos y fomentar la cultura, se instalaron en el recinto histórico más de 140 proyectores con tecnología de LED con la finalidad de crear escenarios que resalten las particularidades del sitio arqueológico.

La iluminación de ciertas zonas del exterior e interiores permitirá resaltar el relieve, las texturas y los colores a través de la proyección y el reflejo de la luz sobre la fachada, los basamentos y las esculturas.

Estos trabajos buscan ayudar a la imagen urbana en beneficio del turismo nacional y extranjero. La luz da vida a los legados arquitectónicos para mostrar el valor de esos sitios.

María Cristina García, Secretaria de Cultura General señaló: “Lo que están observando es la iluminación general del Templo Mayor, pero viene una segunda etapa que es una iluminación puntual en áreas específicas. Esta etapa de iluminación puntual y también la iluminación de otros edificios, estamos dándonos la meta de poder inaugurarla en un par de semanas más”.

La iluminación del perímetro del Templo Mayor se realizó fuera del sitio para respetar en todo momento la zona arqueológica. El proyecto incluye la iluminación general de las áreas de tránsito, de los murales, las fachadas del museo y del área de maquetas, ubicada a un costado de la Plaza Manuel Gamio, conocida anteriormente como Plaza del Seminario.

¡Compártenos!