La División de Educación del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (UNESCO), analizaron la relación entre el estado de la infraestructura escolar de la región y los aprendizajes de niños y niñas de 15 países.

El estudio determinó que sólo uno de cada cuatro estudiantes de educación básica de América Latina y el Caribe asiste a centros escolares con infraestructura escolar suficiente en todas las categorías estudiadas.

La suficiencia de espacios está relacionada con el acceso a seis categorías básicas: agua y saneamiento; conexión a servicios; espacios pedagógicos o académicos; áreas de oficinas; espacios de uso múltiple y equipamiento de las aulas.

Los resultados indicaron que apenas un tercio de los jóvenes que asisten a educación básica tienen en promedio dos categorías de infraestructura escolar con características suficientes.

El nivel socioeconómico y las zonas geográficas de cada escuela son un factor, ya que los estudiantes de menores recursos asisten a escuelas que tienen menor capacidad de infraestructura escolar.

La conexión a servicios y la presencia de espacios de usos múltiples son factores que están asociados positivamente y con mayor frecuencia con los aprendizajes.

La UNESCO Y el BID, señalan que el verdadero reto no sólo radica en dotar a las escuelas de una infraestructura escolar adecuada, sino en garantizar que estos espacios se conviertan en espacios de aprendizaje que fomenten una educación de calidad.

A través del programa de Desarrollo Comunitario de la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de la México, se busca fortalecer el sentido de pertenencia a la comunidad escolar y promover los vínculos de todos sus miembros, mediante talleres en instituciones educativas, desarrollando acciones en conjunto con estudiantes, familiares y docentes.

Además, se organizan grupos en donde los jóvenes se escuchan y reflexionan sobre las situaciones que enfrentan en su vida cotidiana y algunos elementos que les permiten fortalecer sus proyectos de vida.

 

VíaUNESCO

¡Compártenos!