El Mercado 18 de marzo es uno de los puntos de encuentro de la comunidad en la Pensil, te invitamos a conocerlo con nosotros.

Texto y fotos: Daniel Ortega.

El cielo apartado de nubes y con unos rayos de sol penetrantes hacen que los transeúntes se escondan en las sombras de los puestos aledaños al famoso Mercado 18 de marzo, que mejor se conoce como “La curva”. Antes de que la colonia Pensil fuese ampliada se encontraba ahí la curva que conectaba la avenida Río San Joaquín con Lago Erne.

placa conmemorativa mercado 18 de marzo pensil

Se comenzó a construir por mandato del presidente Adolfo Ruiz Cortines el 22 de septiembre de 1956 y no ha parado de servir a la gente desde hace 61 años (salvo algunos casos de remodelación y/o ampliación).

La historia del mercado es muy peculiar, pues antes los comerciantes se ponían en la zona con planchas de madera para vender, ese fue el origen del tradicional mercado. Su nombre fue otorgado por una junta comitiva, la cual propuso esa fecha en conmemoración de la Expropiación Petrolera.

El ruido de los carros, las personas pasando por la calle y la polifonía de los vendedores ambulantes en la calle de Lago Naur generan el ambiente que se vive día a día en esta zona de la colonia Pensil. A la vista de todos se encuentran herramientas, accesorios para celulares, ropa, muñecos y hasta plantas. Esta plaza, por así decirlo, ha tenido mala fama por la zona en la que se encuentra, pero eso no impide que los comerciantes realicen sus actividades y, con ello, fomentan un lugar de reunión para las familias de la zona.

El interior del mercado

Al ingresar al recinto, se encuentran algunos comercios como dulcerías, recauderías, carnicerías y pollerías básicas como en cualquier otro mercado de la Ciudad de México. Este recinto tiene un toque muy peculiar, pues hace que la gente se sienta en confianza, atraídos por los productos y por la amabilidad con que se ofrecen. Los comerciantes promueven a la gente precios baratos, calidad y confianza, y un aire de familiaridad recorre los pasillos.

interior del mercado la curva 18 de marzo pensil

Los puestos de tacos, gorditas y pambazos son los más solicitados. Los locatarios ofrecen una gran variedad de comida en sus puestos que van desde combinaciones de gorditas de chicharrón con quesillo, y un toque de suadero, pollo, bistec, hongos u otro guisado que el cliente pida. El éxito de estas combinaciones ha llevado a repetir la fórmula en diferentes establecimientos dentro del mercado.

Conoce más: La Pensil después del Milagro Mexicano

También se pueden probar platillos más balanceados pero llenadores. En el pasillo que conecta al mercado con la puerta principal, se encuentran locales de comida corrida elaborada con productos frescos. Este es un lugar para comer saludablemente y por un precio bajo en comparación con otras zonas de la ciudad. El mercado recibe una gran diversidad de gente: ingresan personas con instrumentos, personas curiosas, con hambre, o que deseen conocer otra parte de la ciudad, y muchas familias, sobre todo después de recoger a los hijos a la salida de las escuelas de la zona.

puestos de comida corrida en el mercado 18 de marzo la curva pensil

Horarios y ubicación en la Pensil

El espacio abre de 8:00 a 18:00 h. Se recomienda ir con ganas de degustar las gorditas o los pambazos de suadero y, por qué no, esa exquisita comida corrida. Así que a preparar el estómago e ir con ganas de conocer otra parte icónica de la colonia Pensil. Este es un lugar representativo tanto por su comida como por la amabilidad de los locatarios, que hacen que uno se sienta en casa. Sin más, sólo a preparar el estómago y estar dispuesto a descubrir lo que el mercado 18 de marzo, “La Curva”, ofrece a la comunidad.

 

Ver en Google Maps

¡Compártenos!