A principios del siglo XX el impulso gubernamental a la industria generó que los habitantes de otros estados arribaran a la capital del país en búsqueda de oportunidades de vida. Durante el llamado “Milagro mexicano” (1940-1960), las colonias que integran la Pensil se sustentaron en los procesos de industrialización y se vieron afectadas por los procesos migratorios del campo a la ciudad como resultado de las necesidades de mano de obra de la industria.

Al término de la bonanza económica, la falta de crecimiento nacional y la crisis del sistema industrial, generaron problemáticas sociales debido a la concentración poblacional provocada por la necesidad de obreros.

Durante años la zona se caracterizó por la presencia de cabarets, pulquerías y demás giros negros, lo cual también comenzó a formar parte de la dinámica de estas colonias.

Los grupos más vulnerables son jóvenes y mujeres que están expuestos a problemáticas específicas como la dificultad en la construcción de proyectos de vida; violencia de género; relación con las adicciones y distintos tipos de violencias.

Tradicionalmente las colonias que integran la Pensil han sido estigmatizadas por sus índices de violencia, inseguridad y marginación social. La percepción social la ubica entre las principales zonas de conflicto y desigualdad en la Ciudad de México.

Conoce más: La Pensil: El origen de un jardín delicioso

 Fundación Centro Histórico de la Ciudad de México

La experiencia con el trabajo de los habitantes y comunidades en el Centro Histórico de la Ciudad de México, ha permitido transferir capacidades y competencias, acciones y actividades en la zona de colonias conocidas como la Pensil de la Delegación Miguel Hidalgo.

Una parte del objetivo integral del trabajo de la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México, es provocar las mismas condiciones y dinámicas que en el Centro Histórico: mayor número de empleo, oportunidades en educación, atención sanitaria de calidad, inversión, desarrollo comunitario y cohesión social, principalmente.

El trabajo social que se realiza en estas colonias busca romper el ciclo de violencia y marginación que durante años ha servido como modelo social para sus pobladores.

 

 

¡Compártenos!