Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad. K. A. M.

No existe gobierno o sociedad que no apueste por una educación de calidad. Los beneficios de una población educada, no sólo derivan en una mejora económica, también es un elemento fundamental para el desarrollo sostenible de cada nación.

Los retos son multidimensionales. No sólo se trata de invertir capital económico y esperar que los niveles educativos aumenten, o enfocarse en la calidad cuando no existen las condiciones sociales que propicien el aprendizaje.

El actual sistema educativo en México se encuentra en los últimos lugares de los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los resultados de la última prueba PISA publicados a finales de 2016, señalaban que los jóvenes de nuestro país se encuentran reprobados en matemáticas, ciencias y lectura.

La prueba arrojó que México ocupa el lugar 60 de 72  países analizados, sólo por encima de países como Jordania, Indonesia, República Dominicana, Túnez o Argelia.

El organismo internacional ha advertido que el 48 por ciento de los estudiantes mexicanos de 15 años, se encuentra en riesgo de abandonar sus estudios.

El estudio de Mexicanos Primero, “Tod@s: Estado de la educación en México 2017“, indica que de cada 100 niños que entran a primero de primaria, 77 pasan a la secundaria en tiempo y forma, pero solo 57 cursan el bachillerato de manera apropiada.

Por otro lado, los jóvenes que tiene acceso a las Tecnologías de la Información, no han aprovechado los nuevos paradigmas educativos que ofrece el internet.

De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (Endutih) 2016, el uso educativo de internet en el hogar pasó de 56.6 a 51.8 por ciento entre 2015 y 2016, y creció el de entretenimiento de 71.4 a 80.1 por ciento en el mismo periodo.

Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México

Buscando fortalecer el sentido de pertenencia a la comunidad escolar y promover los vínculos de todos sus miembros, el Programa de Desarrollo Comunitario lleva a cabo talleres en instituciones educativas, desarrollando acciones en conjunto con estudiantes, familiares y docentes.

Agrupadas en el proyecto “Del aula a la cancha”, las actividades utilizan el juego y el deporte en procesos que promueven la adquisición de habilidades sociales.

A la vez, se organizan grupos en donde los jóvenes se escuchan y reflexionan sobre las situaciones que enfrentan en su vida cotidiana y algunos elementos que les permiten fortalecer sus proyectos de vida.

¡Compártenos!