En el año 2030, morirán 70 millones de niños antes de cumplir los cinco años de edad, pronostica el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia  (UNICEF). De acuerdo con los especialistas del organismo, se llegó a esta conclusión tras analizar los datos estadísticos de 51 países en los que hoy en día se registran el 80 por cierto de esos casos.

La UNICEF señala la urgencia de invertir en las poblaciones más vulnerables, sobre todo en los menores, ya que tienen el doble de posibilidades de morir antes de cumplir cinco años que quienes se crían en entornos más favorables.

El estudio señala que estas muertes se pueden evitar con acciones tan sencillas como la distribución de mosquiteros tratados con insecticida para prevenir el paludismo, las sales de rehidratación oral para tratar la diarrea, la inmunización con vacunas, los servicios de atención primaria comunitaria, las parteras cualificadas y la lactancia materna durante los primeros seis meses de vida.

Anthony Lake, funcionario de la ONU, aseguró que “invertir en los niños más vulnerables no sólo es correcto, sino también lo más rentable” en cuanto a la relación entre costo y beneficio.

Para Lake, esta información es crítica para que los gobiernos con presupuestos bajos eviten “las muertes infantiles”, ya que la inversión en esos niños contribuiría a “romper el ciclo de la pobreza, porque un menor sano tiene más oportunidades de aprender más y ganar un mejor salario”.

¡Compártenos!