En 2017 en el programa de Poblaciones Callejeras sigue haciendo escucha social con las personas que viven en las calles para profundizar en sus problemáticas y conocer con más detalle las condiciones y dinámicas de las poblaciones callejeras.

La escucha social es la herramienta metodológica que ocupamos para explorar, contener y detonar demandas de servicios que inciden en el proceso de habilitación social, reconocimiento y ejercicio de sus derechos y es facilitada a través de un red interinstitucional que se está construyendo en un proceso colaborativo. La escucha social además nos permite recolectar información para conocer los elementos estructurantes de la vida en calle y los temas asociados.

El diagnóstico integral también nos llevó a proponer la creación de un Observatorio de Poblaciones Callejeras, pues resulta esencial la generación de información de este sector vulnerable ante la invisibilización y criminalización de las cuales son blanco.

En la primera fase de colaboración se organizaron mesas de reflexión sobre los vacíos del trabajo metodológico de calle, mismas que facilitaron el encuentro entre los organismos que tenían varios años trabajando con estas poblaciones callejeras, y quienes empezábamos o teníamos poca experiencia.

Al inicio, participaron 22 organismos públicos y/o privados en cinco sesiones; con ellos se reafirmó la necesidad de crear una plataforma de datos cuantitativos y cualitativos a través de un Observatorio de Poblaciones Callejeras.

Para la formalización de esta propuesta, se organizaron metodológicamente cinco niveles:

Primer nivel: Recorridos de calle, levantamientos de datos, dinámicas  de vida en calle.

Segundo nivel: Construcción de una plataforma de datos en donde se pueda visualizar contactos, encuentros, recorridos, datos de otras agencias de información, fuentes diversas, etcétera.

Tercer nivel: Planes, propuestas de una intervención de calle (construcción de productos).

Cuarto nivel: Incidencia en políticas públicas.

Quinto nivel: Transferencia de técnicas y metodologías en otros barrios.

Finalmente, el Programa de Poblaciones Callejeras se planteó desde el inicio la necesidad de favorecer la colaboración con otros organismos y con la comunidad local, lo que puede mejorar la calidad de vida de los distintos grupos de poblaciones callejeras, una hipótesis que sigue siendo vigente  a  dos años de su construcción.

¡Compártenos!