Una de las principales vías de acceso al Zócalo capitalino es la calle de Francisco I. Madero. Sobre esta artería más de 300 mil personas entrelazan historias cada día.

Su nombre lo debe al revolucionario Francisco Villa. El 8 de diciembre de 1914, subió a una escalera y clavó una placa con la leyenda “Calle Francisco I. Madero”, en la esquina de Plateros y San José el Real (Isabel la Católica). Tal vez, el pueblo aceptaría gustoso el cambio de nombre, sin embargo, Villa no dejaría cabos sueltos y colocaría una pequeña leyenda en la que advertía que quien osara retirar la placa sería fusilado inmediatamente.

La calle de Madero ha sido escenario de grandes manifestaciones sociales. Su ubicación estratégica la ha llevado a ser testigo de grandes desfiles triunfales a lo largo de la historia mexicana:

El 27 de septiembre de 1821, al término de la Guerra de Independencia, Agustín de Iturbide y el Ejército Trigarante -17 mil soldados- ingresaron a la Plaza Mayo por esta calle.

El 15 de julio de 1867, tras la victoria contra el imperio de Maximiliano, Benito Juárez y su ejército realizaron el mismo recorrido.

El 7 de junio de 1911, medio millón de habitantes de la capital recibirían a Francisco I. Madero, tras derrocar a Porfirio Díaz.

El 9 de febrero de 1913, mientras se gestaba el golpe de Estado en contra de Madero, él saldría del Castillo de Chapultepec con rumbo a Palacio Nacional. Ingresaría por la calle de Plateros mientras era aclamado por una multitud reunida que le demostraba su respaldo. Del 9 al 18 de febrero, México viviría uno de los pasajes más obscuros de su historia: la Decena Trágica.

El 15 de agosto de 1914, cuando Álvaro Obregón derrota al ‘traidor’ de Victoriano Huerta, realizó un desfile de la columna de la Independencia al Zócalo. La calle de Plateros fue testigo del paso del Ejército del Noroeste.

El 6 de diciembre de 1914, el Ejercito Zapatista y la División del Norte, arribarían a la Ciudad de México como símbolo de la rebelión contra Obregón y Carranza. Dos días después, Villa cambiaría el nombre de la calle. Al parecer la advertencia del general retumba por la calle de Madero.

Actualmente en el interior de la calle de Francisco I. Madero, se desarrollan actividades culturales como parte de una dinámica social que invita al diálogo y la convivencia.

Conoce más: Atrio de San Francisco espacio para el encuentro social

El programa cultural del Atrio de San Francisco es uno de los proyectos culturales de la Fundación del Centro Histórico de la Ciudad de México que funciona como un espacio abierto de encuentro, diálogo y convivencia que busca acercar las manifestaciones artísticas y culturales a la gente que vive, trabaja y visita el Centro Histórico.

Por su localización estratégica sobre la vía de acceso peatonal más importante del Centro Histórico, el atrio es un punto de referencia que recibe a miles de visitantes cada año.

El Atrio de San Francisco está ubicado a un costado de la Torre Latinoamericana, sobre la calle de Francisco I. Madero # 7.

¡Compártenos!