Por razones que se desconocen, Demian vivió parte de su infancia con su abuelo paterno, de origen serbio croata, en un pequeño cuarto de la colonia Portales en la delegación Benito Juárez de dónde los desalojaron por no pagar la renta; al no resistir las presiones económicas, el anciano abandonó al menor a su suerte en el Bosque de Chapultepec.

Tenía entonces 12 años cuando se quedó solo, en la calle, vagabundo, obligado a sobrevivir.

Por algún tiempo, sobre todo en las temporadas de frío y lluvia, el menor (quien por motivos de seguridad y privacidad se omite su nombre real) recibió apoyo temporal de techo y comida en alguna iglesia de la Ciudad de México.

Terminó durmiendo en la calle, donde se le hacía de noche, regularmente en un parque. Un policía preventivo que hacía sus rondines de vigilancia en la zona le comentó que sabía de un lugar en el que brindaban apoyo a personas en situación de calle.

El 28 de octubre de 2015 el menor tocó la puerta en el Centro de Asistencia e Integración Social (CAIS) Coruña Jóvenes, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso), donde recibió apoyo y comenzó un proceso para retomar sus incipientes estudios.

Dejar la calle no fue tarea fácil, sin embargo, el adolescente interesado en hotelería, recibió una computadora para apoyar sus estudios, de los que consiguió graduarse con honores. Hoy, la cadena de hoteles Marriot lo emplea en uno de sus complejos turísticos.

Como parte del Proceso de Integración Social que aplican las autoridades especializadas en población en situación de calle, a Demian se le apoyó con diversos servicios sociales y con seguimiento para encaminarlo a lograr una vida independiente.

Desde hace poco más de seis meses, su nuevo empleo le permitió al joven rentar un cuarto en busca de independencia y darle vuelta al capítulo de la calle en su vida.

Como parte del empuje para que consolidar su independencia, el Gobierno local lo apoyó económicamente con el primer depósito de la renta, un horno de microondas, refrigerador, colchón y algunos enseres.

El de Demian es un caso de éxito, de cómo un menor indigente le dio la vuelta a la página para dejar de ser un niño de la calle.

Sin embargo, no siempre se consigue el éxito en la reinserción de las personas en situación de calle que en la capital de la República ya suman cerca de 5 mil, de acuerdo con cifras del nuevo censo que dará a conocer esta semana el titular de Sedeso, José Ramón Amieva Gálvez.

Héctor Maldonado, director del Instituto de Asistencia e Integración Social (IASIS), detalló que el censo fue elaborado con apoyo de al menos diez asociaciones civiles y las 16 delegaciones políticas, a partir de lo cual se sabe que actualmente hay más de 400 puntos en los que recurrentemente se reúnen personas en situación de calle de la ciudad.

Conoce más: Aumenta 20% el número de personas en situación calle

El funcionario detalla que de la información recabada se sabe que los principales factores por los que una persona termina en la calle son: violencia y desintegración familiar, desempleo y adicciones, pero también hay casos de quienes deciden estar en la calle por gusto.

De los resultados que se darán a conocer esta semana, destaca que la delegación Cuauhtémoc se mantiene como la región con el mayor número de personas en situación de calle contabilizadas, aunque Venustiano Carranza le sigue con poco margen de diferencia.

El censo actualiza las cifras del conteo que se hizo en el 2015 por el Gobierno del entonces Distrito Federal, a fin de potenciar los contenidos del Programa de Derechos Humanos y del protocolo Interinstitucional de Atención Integral a Personas en Riesgo de Vivir en Calle e Integrantes de las Poblaciones Callejeras.

Este nuevo Censo de Poblaciones Callejeras 2017 contiene datos que permitirán conocer las causas que los llevan a la calle, pero también impulsar oportunidades reales para lograr su reinserción social.

Información: Reporte Índigo

¡Compártenos!